Sentencia por cláusula suelo ganada con COSTAS. ¿Merece la pena pedir la devolución solo desde 2013?

 

Legalaria ha ganado una nueva sentencia por cláusula suelo. En esta ocasión con condena en costas, aunque la demandante solo reclamó a la entidad bancaria la devolución de cantidades desde junio de 2013, más intereses legales incrementados en dos puntos.

 

En la sentencia 96/2016 del Juzgado de Primera Instancia 2 de Arona (Tenerife), la magistrada es contundente al afirmar que “no ha resultado probado que los actores fueran informados por la entidad bancaria pues no se ha desplegado prueba alguna por la parte demandada al respecto. En consecuencia, debe concluirse que el Banco no facilitó a su cliente información específica acerca del significado económico en diversas situaciones que se pudieran presentar en un futuro previsible a la vista de los datos obrantes resultando insuficiente para ello la propia redacción y sistema del contrato aún cuando el contrato firmado lo fuera de ampliación de préstamo. Por lo que se concluye que el prestatario no llegó a conocer y comprender que, aunque el tipo de interés pactado era un interés variable, corría el riesgo de que, por virtud de la cláusula suelocontenida en el préstamo hipotecario, en realidad y en determinadas condiciones, lo que estaba estipulando era un préstamo a un interés fijo mínimo, frustrándose por tanto las expectativas del mismo en cuanto al abaratamiento del crédito como consecuencia de la minoración del interés pactado como variable”.

 

Y añade que “interesa la parte actora la restitución de las cantidades que se hubieren podido percibir por la parte demandada en exceso como consecuencia de la aplicación de la cláusula suelo, más los intereses legales devengados desde la fecha del cobro indebido. Cantidades que resulten de restar al importe de la liquidación efectuada desde el inicio de la relación crediticia por la entidad financiera, el importe de la liquidación que se debería haber efectuado sin tener en cuenta la aplicación de las limitaciones mínimas a las variaciones del tipo de interés”.

 

Ello es así porque “el artículo 1.303 del Código Civil es bien claro cuando señala que “declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato, con sus frutos, y el precio con los intereses” entendiéndose así que tal obligación, o cláusula en el presente contrato,nunca ha existido”.

 

Si merece la pena o no la condena en costas a los demandantes, todo dependerá del coste de los servicios de abogado/a y procurador/a que contraten para llevar a la cabo la demanda judicial, ya que cada vez más audiencias provinciales de toda España que fallan a favor de la retroactividad de las consecuencias de haber aplicado la cláusula suelo. Lo que nunca existió no pudo existir en el pasado.

 

Por ejemplo, con los servicios jurídicos de Legalaria no merece la pena pedir la devolución de cantidades desde solo 2013, ya que hasta ahora hemos ganado todas las demandas presentadas con devolución total de cantidades desde que se aplicó la cláusula abusiva en la mayoría de los casos, desde 2009. Eso suponen unos 3.000 o 4.000 euros más, por media, a percibir. Es decir, unas cinco veces más de lo que suponen los costes judiciales.

El éxito es de la letrada Ágora Rosales Merenciano. 

 

Síguenos

  • Facebook Page: legalaria
  • Twitter: @legalaria
  • Linked In: legalaria

Nuestras tarifas

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la presentación de nuestra Web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más acerca de nuestra política de privacidad pulse aquí.

Acepto cookies de este sitio.