Los tres escenarios posibles del impuesto hipotecario

En un tiempo muerto, a la espera de lo que decida finalmente el Tribunal Supremo el 5 de noviembre sobre en qué parte recae el impuesto de las hipotecas, si sobre las entidades bancarias o sobre el cliente bancario, el panorama es de lo más diverso. Varias asociaciones de consumidores y usuarios recomiendan reclamarlo cuanto antes a la Hacienda local pero son muchos también los abogados especializados en derecho bancario que consideran que es un sinsentido.

 

La sentencia de la sección segunda de la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo que se conoció el pasado 19 de octubre (es plenamente vigente), por la que el impuesto debe ser abonado por los bancos, y que quedó en suspenso un día después, ha dejado tres escenarios posibles en función de la aplicación o no de su retroactividad.

 

Reclamar el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados a la Hacienda autonómica:

 

Es uno de esos tres escenarios que más “suenan” e igualmente es una de las recomendaciones de asociaciones de consumidores que más se han escuchado en los últimos días. Facua, por ejemplo (y también la OCU y Adicae) recomienda cubrirse las espaldas y reclamar a la Agencia Tributaria de la comunidad autónoma el Impuesto y los intereses de demora.

 

 

 

El objetivo no es tanto que la Hacienda canaria de la razón como romper el plazo de prescripción. Es decir, que interesa a quienes hayan abonado el impuesto entre finales de octubre y los seis primeros días de noviembre de 2014.

 

Hay que tener en cuenta que el plazo de prescripción comienza a contar desde el día siguiente al del pago del impuesto, que es obligado abonar en los treinta días naturales siguientes a la firma del contrato hipotecario ante el notario.

 

En caso de que el alto tribunal fallara que el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (IAJD) debe ser reintegrado por la administración tributaria local la prescripción será de cuatro años. Técnicos de Hacienda estiman que los afectados en Canarias rondarían las 73.200 personas.

 

Para hacer esta reclamación basta con presentar en la agencia tributaria un escrito en el que se indique es que es una rectificación de la autoliquidación correspondiente al año del pago del impuesto y en el conste nombre completo, domicilio a efecto de notificaciones y DNI, junto con una referencia a la sentencia 1505/2018 de la sección segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo y finalizar con una solicitud de la devolución de los ingresos indebidos junto con los intereses de demora.

 

Se debe acompañar con una copia del préstamo con garantía hipotecaria y otra copia de la carta de pago del impuesto.

 

José Manuel Perea Gámez, economista, considera que presentar reclamaciones mas allá de las que vayan a prescribir en noviembre “es absurdo hasta no saber qué resolverá el Tribunal Supremo”.

 

Abogados especializados en Derecho Civil, como Ángel Eguren Goya, opinan por el contrario que el enfoque es equivocado porque la clave no está en Hacienda sino en la nulidad de la cláusula por abusiva (ya que el beneficiario del contrato hipotecario es quien constituye una garantía sobre el inmueble objeto de la hipoteca), al imponer los gastos al prestatario. “Y si la cláusula es nula lo es en su totalidad, no solo en parte”, argumenta.

 

Este es el dilema que se espera que resuelva el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en un plazo no inferior a año o año y medio: no si cabe o no cabe el impuesto ni corregir el reglamento que lo regula sino si cabe esa condición contractual en la hipoteca.

 

Reclamar a la entidad bancaria

 

Es lo que miles de ciudadanos, y con ellos muchos despachos de abogados, llevan haciendo desde 2015, cuando se sentenció por primera vez que los clientes bancarios no debían correr con todos los gastos de la informatización del préstamo hipotecario.

 

En la actualidad, al menos en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife, se sigue al pie de la letra la sentencia de la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo de marzo pasado por la que la entidad bancaria debe abonar parte de los gastos de notaría, la totalidad de la carga del Registro de la Propiedad y todos los gastos de gestoría y tasación si los hubo, pero no así el controvertido IAJD.

 

No es obligatorio reclamar la devolución de estos gastos de forma previa al banco aunque sí muy recomendable. Para ello basta con dirigir un escrito a la entidad bancaria en el que conste nombre, DNI, domicilio del o los titulares y los datos del préstamo de la hipoteca, como nombre del notario/a, número de protocolo y fecha de la firma. El banco debe devolver una copia de ese escrito sellado y responder en el plazo de dos meses.

 

Para la reclamación de gastos de la hipoteca no existe un formulario que simplifique el proceso, como con las cláusulas suelo. Tras la respuesta del banco, por lo general negativa, el siguiente paso es la vía judicial.

 

Aplazar la firma de la hipoteca

 

Quienes vayan a firmar un contrato hipotecario en estos días de paréntesis son los más perjudicados ya que en la actualidad las entidades bancarias siguen cargando al prestamista el impuesto al alegar la legislación vigente por la que el cliente es el sujeto pasivo de la operación. El caso es que las condiciones que ofrece el banco y que plasma en una oferta vinculante tienen fecha de caducidad, 14 días naturales. Cabe recordar que el impuesto de las hipotecas se abona con indiferencia de que las hipotecas lo sean a interés variable o fijo.

 

Si el Tribunal Supremo establece como doctrina que el IAJD debe abonarlo el banco pero sin retroactividad (y este es el tercer escenario posible) las personas que ahora firmen una hipoteca correrán con ese gasto, lo que no sería igual después del 5 de noviembre.

 

Para curarse en salud, hay entidades bancarias que imponen al cliente que acepte por escrito asumir el impuesto y rechazar posteriores reclamaciones sobre el mismo. Por parte del Consejo General del Notariado se ha recomendado a los notarios que la firma de la escritura se posponga a después del 5 de noviembre o que aconsejen incluir en la escritura hipotecaria una cláusula por la que prestamista y prestatario acuerden refrendar la resolución a la que llegue el Tribunal Supremo.

 

Hay un cuarto escenario. que se decida la retroactividad total del impuesto. Pero solo los muy soñadores apostarían por él.  

 

 

 

 

Síguenos

  • Facebook Page: legalaria
  • Twitter: @legalaria
  • Linked In: legalaria

Nuestras tarifas

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la presentación de nuestra Web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más acerca de nuestra política de privacidad pulse aquí.

Acepto cookies de este sitio.