Internet, la privacidad perdida

servidores de googleCada  vez que navegamos en internet, dejamos una parte de nuestra privacidad. Lo hacemos con cada click. Mucho más de lo que imaginamos. Cualquier búsqueda, cualquier descarga, los Me gusta, los chats, los correos electrónicos, los twitts, todo ello deja huellas sobre nuestra persona, aficiones, intereses o fobias. Son datos personales sobre los que dejamos de tener control. Incluso lo que no marcamos o lo que no buscamos indica lo que nos es indiferente.

La Unión Europea se enfrenta al reto de elaborar una nueva legislación comunitaria sobre protección de datos, que sustituya a la obsoleta directiva de 1995, y que se prevé que sea aprobada en 2014. Sin embargo es una directiva que tanto informáticos como juristas y sociólogos creen que nacerá limitada y anticuada.

 

“Se qué son los datos de carácter personal, pero del fichero y todo lo que tiene que ver con el almacenaje de esos datos se encargan los jefes”. Así se expresa María, una trabajadora de unos grandes almacenes en Santa Cruz de Tenerife, que trabaja a su vez para una marca de cosmética. Cada día recopila los datos de quiénes compran, qué compran y cómo compran, y a los clientes les ofrecen ventajas si deja sus datos básicos con la excusa de una tarjeta de fidelidad.

 

 

En su miniordenador, la trabajadora traspasa los datos a una filial mayor, y esta a otra. Por mucha seguridad que tenga la empresa en sus comunicaciones internas, sus clientes no la tienen, ya que sus cuentas suelen estar en lugares comunes como gmail, hotmail o yahoo, en los que la seguridad se pierde.

 

Si, además, la o el cliente hizo esa compra con tarjeta de crédito o débito, habrá dejado un segundo rastro de dónde y en qué se gastó el dinero. El primero da un perfil geográfico y el segundo, un perfil de personalidad.

 

De 52 personas preguntadas por el portal de reclamaciones al consumo www.legalaria.com ,  entre el 7 y el 13 de diciembre, con edades entre los 16 y 65 años, 39 desconocían que el correo electrónico es un dato de carácter personal, y 45 afirmaban desconocer cómo algunas empresas habían accedido a sus números de teléfono o a sus correos electrónicos. También desconocían que para averiguar esa información basta con ejercer el derecho de acceso a la información, uno de los principales derechos que se reconoce a los ciudadanos en la Ley Orgánica de Protección de Datos 15/99. Y, asimismo, uno de los menos usados.

 

De esas 52 personas preguntadas, casi la totalidad (50 entrevistados) reconocía que tiene datos básicos aportados a internet,  bien a través del correo electrónico, y/o las redes sociales.

 

“El desconocimiento sobre qué son nuestros datos personales y cómo defender nuestra intimidad es una de las asignaturas pendientes de la ciudadanía”, sostiene Raúl Alonso, secretario general en Tenerife de la Unión de Consumidores de España. Más aún, la gran desconocida es la respuesta a ¿quién y para qué se usan esos datos?

Este es el reportaje especial que han publicado eldiario.es y canariasahora.es, con la colaboración de Legalaria. Para leerlo al completo, pinchen --> aquí

 

 

Síguenos

  • Facebook Page: legalaria
  • Twitter: @legalaria
  • Linked In: legalaria

Nuestras tarifas

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la presentación de nuestra Web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más acerca de nuestra política de privacidad pulse aquí.

Acepto cookies de este sitio.