Las penalizaciones por incumplimientos de permanencia podrían ser enriquecimiento injusto

Las penalizaciones por abandonar una compañía de telefonía antes de cumplir con el periodo de permanencia pueden ser, en ocasiones, un enriquecimiento injusto. El Código Civil no regula el enriquecimiento injusto, pero sí se refiere a él en los artículos 1.158 y 1.145, pero han sido los jueces quienes han sentado sentencia tras sentencia unas reglas básicas. 

Esas reglas son nadie debe obtener lucro del daño ajeno y nadie debe enriquecerse en detrimento de otro. Y además, debe haber una causa justificada de ese enriquecimiento para que no sea injusto. 

Las leyes permiten a las compañías de telefonía establecer periodos de permanencia y cobrar penalizaciones, pero bajo criterios más estrictos de lo que pensamos, y esa penalización no puede ser una cifra "estandar", sino que debe ajustarse proporcionalmente al tiempo en que el cliente ha cumplido con el contrato. 

La permanencia está estrechamente vinculada a que la compañía ofrezca a cambio algún beneficio. Y debe corresponderse con el gasto real que haya tenido la compañía por ofrecer ese beneficio, información imposible de conocer por los usuarios. 

Por ejemplo, cuando el beneficio es un teléfono móvil de media o alta gama, las empresas de telefonía suelen aplicar precios de venta al público, pero se desconoce el coste verdadero que ese terminal ha podido tener para la empresa, sin duda muy inferior. 

Cuando el periodo de permanencia se ha cumplido, se supone que la compañía de telefonía ya ha resarcido su inversión realizada con el cliente, por lo que la prolongación sistemática de la permanencia podría tacharse de enriquecimiento injusto. 

 

 

Síguenos

  • Facebook Page: legalaria
  • Twitter: @legalaria
  • Linked In: legalaria

Nuestras tarifas

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la presentación de nuestra Web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más acerca de nuestra política de privacidad pulse aquí.

Acepto cookies de este sitio.