Una entrevista que explica qué es y cómo nacimos

Belén Molina Sánchez es periodista desde hace 30 años. Lo lleva en la sangre, así que aunque ahora dedique su tiempo a Legalaria.com, su nuevo proyecto profesional, no se desvincula del periodismo. Quizás tanto tiempo dedicada a cubrir tribunales, ver tantas injusticias, es lo que le llevó a montar su proyecto, junto con la abogada Ágora Rosales Merenciano, dirigido a defender a los ciudadanos de los abusos de corporaciones y empresas, entre otras cuestiones.

Les dejo el enlace a la entrevista en pagina21.info

 

Por Ramón Pérez Almodóvar

 

¿Qué es Legalaria.com?

 

Es una iniciativa para atender todo tipo de reclamaciones relacionadas con el consumo y, entre ellas, la banca, las cláusulas abusivas (como cláusulas suelo o permanencias en telefonía). El campo es muy amplio.

 

¿Cómo surgió la idea de montar un proyecto como este?

 

Nació de la experiencia personal, tras acudir a algunas asociaciones de usuarios y no contar con la asistencia que necesitaba. Poco a poco, y consultando a abogados, leyendo sentencias, escuchando los problemas relacionados con el consumo de otras personas, estudiando leyes, decidí formarme en el campo de las reclamaciones administrativas. La diferencia entre redactar un escrito de reclamación o queja de cualquier manera, a hacerlo bien argumentado, buscando jurisprudencia y aportando pruebas es abismal. Y surgió porque, por gracia o por desgracia, hemos dejado que nos pisotearan derechos esenciales como consumidores y eso ha cambiado en los últimos años.

 

¿Qué tipo de casos son los que te están llegando con más frecuencia?

 

Los relacionados con banca y telefonía. Pero los hay de todo, como exigencias de cobros en Páginas Amarillas sin contrato por medio y, ojo, a veces por falsas empresas.

 

¿Desde cuándo está en marcha este proyecto?

 

Desde 2013. ¡¡Por fin!! Legalaria.com comenzó a gestarse en 2010, al tiempo que estudiaba dos máster en periodismo y comunicación digital y aprendí las ventajas de crear una empresa on-line. La criatura ha tardado tres años en nacer.

 

En el tiempo que llevas funcionando, ¿tienes algún porcentaje de asuntos que han sido ganados por tus clientes con tu asesoramiento?

 

Acabamos de nacer, pero de las decenas de casos que ya hemos llevado a cabo, todos se han resuelto favorablemente, menos dos. Uno de ellos no lo damos por cerrado. Salvo que el cliente diga “me conformo con lo conseguido”, en Legalaria no arrojamos la toalla. El otro, quizás pueda retomarse y confío en que así sea.

 

¿Pasar por una asesoría como la que realizas es un paso previo a contratar a un abogado o no tiene nada que ver?

 

Es que Legalaria no es una asesoría. No nos limitamos a asesorar, porque para eso ya hay asociaciones de consumidores. Estudiamos el problema, miramos si ha habido abusos o quiebra de derechos como consumidores, y cuáles son las bases para reclamar. Redactamos los escritos, decimos a qué correos, faxes, u organismos deben presentarse, cómo guardar pruebas, todos los pasos que hay que dar, y si es necesario y el afectado lo quiere, iremos a juicio.

 

¿El trabajo que haces no lo deberían realizar organismos como la Oficina Municipal de Información al Consumidor?

 

Deberían, pero no trabajan con conflictos relacionados con algunas empresas, como las bancarías, por ejemplo. Y sólo atienden a personas físicas, no jurídicas. Y sobre todo, deberían tener medios para funcionar todos los días de la semana, a todas horas y no sólo de lunes a viernes en horario laboral. Y estar formados en todas las novedades normativas relativas con el consumo, incluidas las que afectan a la hasta ahora intocable banca, que gracias a colectivos como la Plataforma de Afectados por las Hipotecas, ya es un poquito menos intocable.

 

Y por encima de todo, deberían tener tiempo para atender el problema concreto de cada usuario. No basta con rellenar un hueco mínimo a mano para exponer el problema, sin que le digan al consumidor qué documentos debe aportar para respaldar su reclamación. Y encima, cuando llegan las respuestas administrativas, el reclamante recibe una carta para que presente alegaciones, sin saber cómo hacerlo. Nos han llegado casos mal enfocados desde el inicio, y otros de ciudadanos que fueron a la OMIC de su municipio y estaba cerrada por vacaciones. Ocurrió en Icod hace 15 días.

 

No eres abogada, pero alguna asesoría podría tener un carácter cuasi jurídico, ¿o no es así?

 

Para actuar en el campo de las reclamaciones administrativas no hace falta tener el grado de Derecho. Cualquiera puede y debe defender sus derechos, pero es muy conveniente haber estudiado a fondo diferentes leyes. Yo llevo tres años en ello y no dejo de aprender. Pero el otro 50 por ciento de Legalaria sí es jurista, Ágora Rosales Merenciano, colegiada 3817 por el Colegio de Abogados de Santa Cruz de Tenerife. Nuestro servicio es cuasi jurídico con asesoría legal en unos casos, o totalmente jurídico en otros.

 

Síguenos

  • Facebook Page: legalaria
  • Twitter: @legalaria
  • Linked In: legalaria

Este sitio Web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y la presentación de nuestra Web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para saber más acerca de nuestra política de privacidad pulse aquí.

Acepto cookies de este sitio.